Ánfora | Amphora

Designed and Manufactured by Eduardo Cámara
Developed in Domanises
Ceramic paste by Diez Ceramic
Glaze by Michael Grzemski

November, 2018
Measurements: 230 x 170 x 170 mm

Era costumbre colocar en la boca del difunto una moneda para pagar el viaje a Caronte.

Si el alma no disponía de moneda, se veía obligada a vagar durante cien años por las orillas del Estige hasta que el barquero accedía a llevarla gratis.

Tras entrar por cualquiera de las bocas del infierno existentes, el difunto se dirigía a la orilla del Estige, el río que rodea el inframundo y que cruzaba a bordo de la barca de Caronte. En la otra ribera el alma se encontraba con el guardián Cerbero y con los tres jueces del inframundo.

La sombra era un término medio entre el alma y el cuerpo; era, como el alma, inmaterial y conservaba la figura del cuerpo.

Llámanse infiernos las moradas subterráneas adonde van las almas de los muertos para ser juzgadas y recibir la pena que por sus crímenes merezcan o la recompensa a que por sus actos virtuosos sean acreedoras. A la puerta se halla continuamente en vela un perro con tres cabezas llamado Cancerbero, el cual con sus triples aullidos y sus mordeduras impide a los vivientes que entre allí y a las sombras que puedan salir.

4 noviembre, 2018